13 / 03 /2018

DICE MEMORIA ACTIVA SOBRE EL JUICIO POR ENCUBRIMIENTO: “VAMOS A ACUSAR A TODOS”.

DICE MEMORIA ACTIVA SOBRE EL JUICIO POR ENCUBRIMIENTO: “VAMOS A ACUSAR A TODOS”.

La querella de los familiares de victimas del atentado a la AMIA nucleados en la agrupación Memoria Activa anunciaron que pedirá penas para todos los acusados por el desvío de la investigación del ataque terrorista.  “Vamos a acusar a todos”, adelantó el abogado Rodrigo Borda en el inicio de la primera audiencia de alegatos de Memoria Activa, en la sala AMIA del edificio de los tribunales de Comodoro Py, en el barrio porteño de Retiro.

“Los responsables (del encubrimiento) son todos los imputados traídos a este juicio. Son los responsables de haber privado de justicia a las víctimas del atentado”, remarcó Borda.

En el juicio encabezado por el Tribunal Oral Federal (TOF) 2 se juzgan dos hechos: por un lado, el pago al reducidor de autos Carlos Telleldín para que diera una declaración falsa ante la justicia; y, por otro, el abandono deliberado de la investigación sobre el ciudadano de origen sirio Alberto Kanoore Edul, quien tenía vínculos con la familia Menem.

Entre los acusados por el pago a Telledín se encuentran el destituido juez Juan José Galeano, los ex fiscales Eamon Mullen y José Barbaccia, el ex titular de la SIDE, Hugo Anzorreguy, el ex comisario Jorge “Fino” Palacios y el ex titular de la DAIA Rubén Beraja.

Por el supuesto abandono deliberado de la denominada pista Siria -la que dirigía a Kanoore Edul- son investigados Anzorreguy, Palacios, Galeano y el ex presidente Carlos Menem, entre otros.
Al adelantar que pedirán penas “para todos los acusados” la querella de Memoria Activa se diferenció de la Unidad Fiscal de Investigación del atentado, que pidió la absolución del Palacios, y de la Unidad AMIA del Ministerio de Justicia que solicitó la absolución de los ex fiscales Mullen y Barbaccia.

En el comienzo del alegato, el abogado de Memoria Activa cuestionó al actitud de la querella del Ministerio de Justicia y remarcó los dichos del removido titular de la Unidad AMIA, el radical Mario Cimadevilla, quien acusó al ministro Germán Gavanano de haber exigido, “por amiguismo”, que no se acuse a los ex fiscales.
“Es gravísimo lo que denunció Cimadevilla”, sostuvo Borda, quien citó las palabras del dirigente radical en un reportaje radial en el que dijo: “En la unidad entendíamos que había que acusar, y el ministro creía que no. Como consecuencia de esta decisión, el hecho de no haber acusado, hace que el ministro tenga hoy denuncias penales en su contra”.

La decisión del Gobierno de no acusar a los ex fiscales fue denunciada por Telledín como un acto de encubrimiento y luego, también, por la querella de los policías bonaerenses falsamente acusados por el atentado.

Borda enfatizó en su presentación que los acusados en este juicio no podrán escudarse en la falta de recursos para enfrentar la investigación del atentado a la AMIA, ni en la inexperiencia dado que no se los acusa “de negligentes o ineptos” sino de “actos dolosos realizados en forma deliberada”.

El abogado de Memoria Activa remarcó que las víctimas del atentado a la AMIA “son también víctimas de otra tragedia, la tragedia de la impunidad” y sostuvo que “la infame respuesta del Estado argentino (a las víctimas) fue una tragedia institucional”.

El alegato de la querella de Memoria Activa fue acompañado por el Centro de Estudios Legales y Sociales (Cels), cuyos principales referentes -Horacio Verbitsky y Gastón Chillier- participaban de la audiencia que se desarrollaba este mediodía en el subsuelo de los tribunales federales de Comodoro Py 2002.